El Mediador Ambiental y la gestión de conflictos medioambientales.

El Mediador Ambiental y la gestión de conflictos medioambientales. Índice.

En este artículo hablaremos de:

  1. ¿Cuál es el origen del conflicto medioambiental?
  2. ¿Cómo se define la Mediación Ambiental?
  3. ¿Cómo nace el Mediador Ambiental?
  4. ¿De qué manera se desarrolla el proceso de mediación ambiental?
  5. ¿Cuáles son los beneficios del proceso de mediación ambiental?
  6. Conclusión.
  7. Para saber más.

1. ¿Cuál es el origen del conflicto medioambiental?

En nuestra vida cotidiana ocurren unos hechos, y su desarrollo inicia un proceso que genera un cambio en la vida de las personas. Dicho proceso se inicia, desarrolla y finaliza en la interacción de nuestras relaciones con el entorno natural. Como dicha interacción modifica el contexto donde encontramos los recursos que cubren nuestras necesidades, entonces nos vemos obligados a adaptarnos continuamente para crear y mantener nuestro estilo de vida.

El Medio Ambiente es la forma en que las personas y organizaciones definimos nuestra interacción con la Naturaleza y nuestra adaptación, para utilizar sus recursos y cubrir nuestras necesidades de forma coherente y equilibrada.

Pero, cuando nuestro estilo de vida impacta negativamente en el entorno ambiental se rompe el equilibrio, y entonces las consecuencias funcionan como un boomerang, porque el medio ambiente se deteriora y nuestras necesidades e intereses se ven perjudicados, afectando nuestra calidad de vida y nuestro desarrollo social y económico.

2. ¿Cómo se define la Mediación Ambiental?

La Mediación Ambiental se define como el proceso en el que se buscan soluciones para el conflicto generado entre la Naturaleza y el mal comportamiento de las personas y grupos, y que provoca efectos negativos, como por ejemplo: pérdida de biodiversidad, degradación de ecosistemas y mala gestión con los residuos que generamos.

Es un conflicto especial, porque la Naturaleza es una de las partes en conflicto, y las personas y organizaciones otra, lo cual genera un segundo conflicto o conflicto paralelo: personas en conflicto por la escasez y degradación de los recursos naturales.

3. ¿Cómo nace el Mediador Ambiental?

El Mediador Ambiental ayuda a guiar el diálogo y la comunicación de forma objetiva, neutral e imparcial, para que las las personas, comunidades y grupos puedan identificar el suceso que originó la degradación ambiental y el perjuicio en sus necesidades e intereses.

Su objetivo es proporcionar un espacio de diálogo y negociación donde las partes encuentren una solución que repare el entorno ambiental, mejoren las relaciones entre las personas y se recupere la interacción con el entorno ambiental.

La colaboración del Mediador Ambiental con las organizaciones sociales, públicas y privadas aporta un recurso flexible, dinámico y económico para gestionar conflictos ambientales, porque ayuda a solucionar muchos de los incumplimientos ambientales que inundan los tribunales, y que perjudican los intereses de todos porque hacen más complicada la ejecución de algunas medias, a lo que añadimos su elevado coste y la durabilidad en el tiempo.

Aunque la ley 5/2012 de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles no exige un requisito adicional, lo cierto es que al ser un ámbito muy concreto de actividad e impactos, se valora de manera muy positiva poseer conocimientos de medio ambiente (formación, experiencia o ambos), para así entender el contexto, identificar el origen del conflicto, canalizar la comunicación, formular las preguntas correctas y proporcionar las ocasiones para que las partes desarrollen sus recursos y mejoren las relaciones para encontrar las soluciones realistas, ejecutables y duraderas en el tiempo.

4. ¿Cómo se desarrolla el proceso de Mediación Ambiental?

Podemos diferenciar dos procesos de mediación ambiental con dos posibles escenarios:

  • Por un lado, el conflicto primario en el que la Naturaleza es parte directa, y donde el origen del conflicto es el perjuicio directo de las personas sobre el entorno natural a reparar. Como por ejemplo, la caza furtiva de especies protegidas por peligro de extinción.

En este supuesto, el interés que prima es reparar el daño ambiental, y en el proceso de mediación se ponen a disposición de las especies protegidas las soluciones que aportan los sistemas de gestión como la ISO 14001:2015, o también, iniciativas sociales como recogida de plásticos en las playas que se enredan en las patas de las tortugas. Ambas medidas repercuten de manera directa en la mejora de la calidad de vida y procesos de las personas y organizaciones.

  • Por otro lado el conflicto en las relaciones entre las personas y grupos. Aquí, el origen del conflicto es el perjuicio que el deterioro ambiental provoca en sus necesidades e intereses, como por ejemplo, la falta de control en los procesos de depuración de aguas que provoca intoxicación a una comunidad de vecinos.

En este conflicto el Mediador Ambiental debe ayudar a las personas y grupos a reconocer cuál ha sido la conducta e impacto que ha generado la degradación ambiental, y por la que todos se sienten perjudicados, para que encuentren una solución que repare el entorno ambiental y cubran sus necesidades, mejoren sus relaciones y se recupere la interacción natural con el Medio Ambiente.

5. ¿Cuáles son los beneficios del proceso de mediación ambiental?

  • Las partes del proceso quedan claramente identificadas, y se elimina la confusión por cómo desarrollar el proceso, en función de las necesidades específicas de cada una de ellas. Es lo que anteriormente hemos llamado “un conflicto paralelo”.
  • En la misma línea, la ley de mediación solo dice que deben ser dos partes en el proceso. Pero no identifica y tampoco nombra cuántas personas o grupos componen cada una de ellas. Esta peculiaridad permite que cada parte esté representada por varias personas u organizaciones, y así se crea un escenario multipartes o multiactor.
  • Se elimina el riesgo de una mala gestión de las relaciones entre intereses y degradación ambiental. Y se crean oportunidades para el desarrollo y el crecimiento natural, social y económico.
  • Se favorece el cambio hacia hábitos de vida sostenibles compatibles con la salud y el desarrollo social y económico, como por ejemplo el reciclaje, consumo responsable, alimentación saludable, reforestación, economía circular, gestión del agua…
  • Se desarrolla un nuevo perfil profesional, el Mediador medioambiental, porque contribuye a la mejora de la empleabilidad y sectores profesionales especializados en Medio Ambiente. Y que además, interactúa con organizaciones sociales, empresariales y Administraciones públicas en el desarrollo de programas, proyectos y sistemas de gestión medioambiental.
  • Todos los beneficios que aporta un proceso de mediación.

6. Conclusión.

No queda otra más que reconocer que como especie, el Ser Humano forma parte activa del equilibrio para la supervivencia del ecosistema. Romper ese equilibrio de forma incontrolada supone poner en verdadero riesgo nuestra propia supervivencia.

Cubrir nuestras necesidades y respetar la biodiversidad y los ecosistemas son dos actitudes que pueden convivir y no estar en contradicción.

Basta con tener una conciencia real de cuál es nuestro papel en todo este sistema y cómo podemos contribuir a mantenerlo sin interferir en el desarrollo natural de cada una de las partes.

7. Para saber más.

Sobre la Mediación Ambiental. Mediacciona. Blog especializado en Mediación ambiental y construcción del perfil del Mediador Ambiental. De Liduvina Calatayud Cros. Mediadora facilitadora de procesos participativos. Consultora externa en Universidad Internacional de Valencia, VIU. Tutora en Máster Universitario en Mediación y Gestión del Conflicto, de la asignatura Mediación socio-comunitaria.

ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) relacionados.