El crecimiento urbano a costa de la supervivencia de los recursos

Por qué la gestión del riesgo ambiental es tan complicada.

¿Qué es la gestión del riesgo ambiental?

La gestión del riesgo ambiental significa utilizar los recursos naturales evitando todo lo posible la degradación y el deterioro del Medio Ambiente.

Depende de la interacción de las relaciones entre necesidades, recursos, procesos e impactos para lograr el equilibrio entre las personas y el Medio Natural.

Implica sobre todo:

  • una actitud consciente del impacto que nuestras decisiones provocan en el ecosistema y el entorno,
  • un comportamiento responsable que repercute directamente en nuestros hábitos de vida, en nuestra salud y en nuestras relaciones.

Protagonistas en la gestión del riesgo ambiental.

En la gestión del riesgo ambiental podemos hablar de dos partes: el planeta y las personas.

Con el planeta lo tenemos fácil: especies animales y vegetales entre los que no hay conflicto. Entre ellos la competencia es instintiva y la interacción con el resto de las especies y el entorno (agua, aire, tierra) sigue un ciclo biológico. Con ellos no hay riesgo ambiental, porque el equilibrio se restablece de forma natural.

Con las personas, la cosa cambia: las personas competimos por impulso unas con otras por los recursos del planeta. Tomamos sin reponer lo que hace falta para cubrir unas necesidades que en muchas ocasiones no son tales, y desechamos sin pudor lo que ya no vale. Con las personas, los ecosistemas y la biodiversidad están en riesgo constante, y para evitarlo hay que gestionarlo.

En este escenario nace LA GESTIÓN DEL RIESGO AMBIENTAL, donde no podemos identificar a un solo factor o agente como elemento de riesgo o como solución ante el problema. Es imperativo una acción conjunta y coordinada que no es sencilla, porque, hay que reconocerlo: para el ser humano la prioridad está condicionada a la satisfacción de su necesidad.

Siendo esto así, el gran reto será TRANSFORMAR la recuperación del entorno ambiental en una necesidad prioritaria para la supervivencia de nuestra especie.

Prevenir el riesgo ambiental.

En muy pocos años (comparativamente a los milenios que tiene el planeta), se ha desarrollado una estructura socioeconómica y política muy compleja que no se puede cambiar tan rápidamente como se creó. Sin embargo, la evolución del pensamiento social en relación con la recuperación ambiental es cada vez más evidente y notorio.

Esto implica que en el ámbito de una actividad económica, la dirección de una empresa u organización es la principal responsable en prevenir el riesgo ambiental por el impacto de su gestión y de sus decisiones:

  • cumpliendo la normativa (y su actualización) relativa a todos los procesos, maquinarias, seguridad y salud en el trabajo, y la legislación ambiental que sea de aplicación por actividad, sector de producción e impacto.
  • Con un sistema de gestión ambiental incluido en su política, desarrollado en su estrategia y aplicado en toda la organización de forma transversal, actualizado y mejorado de forma periódica.
  • Con un plan de comunicación transparente a nivel interno y externo que informe a todas las partes interesadas de la organización, incluyendo a los clientes y demás grupos de interés.
  • Estableciendo canales de denuncia y reclamación que ofrezcan garantía de seguridad para el denunciante y que permitan iniciar un protocolo que investigue, analice, proponga y resuelva el daño denunciado.
  • Visibilizar los resultados de la gestión del riesgo ambiental con informes y memorias que indiquen políticas, estrategias, inversión, personas implicadas, objetivos, tiempo, impactos, resultados y beneficios.

Solucionar y reparar el daño ambiental.

El delito ambiental está recogido en el código penal. Pero la lentitud de los procesos, la saturación de los tribunales y el pago de multas, por no hablar de delitos menores de difícil carga probatoria y la corrupción, provocan una dejadez en la relajación de propuestas de solución y de reparación del daño que llevan al colapso ambiental y a la pérdida de biomasa y biodiversidad.

Estamos perdiendo el planeta como ecosistema viable para la supervivencia de nuestra especie. A vista de dron, todo se ve muy bonito. A pie de campo, la cosa cambia mucho…

Es necesario crear, potenciar y visibilizar otros sistemas y espacios de diálogo que faciliten la expresión de las necesidades de todas las partes implicadas, así como el análisis de viabilidad de las diferentes propuestas que ayuden a recuperar el Medio Ambiente en equilibrio con el desarrollo social y económico.

LA GESTIÓN DEL RIESGO AMBIENTAL ES COSA DE TODOS.