¿Sabes qué es la Mediación?

Introducción.

De forma natural nos hacemos esta pregunta sobre un tema que suena con fuerza en la actualidad, y que con esta pequeña entrada intentaré responder, dando una definición sencilla y cercana para todos, y mostrando la Mediación como la oportunidad que ncesitas para resolver el conflicto en el que ahora te encuentras.

Definición de la Mediación.

Podemos defin la Mediación como un sistema extrajudicial de resolución de conflictos, en el que las partes deciden libre y voluntariamente iniciar un proceso negociador donde pueden encontrar una solución a su conflicto de forma eficaz y duradera.

También existe la Mediación intrajudicial, donde el juzgado o el tribunal, en un momento dado del procedimiento, deriva el caso para resolverse por este sistema antes de pasar a la fase de la resolución final por sentencia. Si se llega a un acuerdo se notifica al Juez, que por auto da por finalizado el procedimiento judicial y da valor de sentencia al acuerdo. En caso contrario dictaría sentencia, y el procedimiento de mediación quedaría reflejado como un intento de finalizar el procedimiento sin acuerdo final.

Pero aquí nos vamos a centrar en la Mediación extrajudicial, porque es donde las partes tienen toda la legitimidad y el protagonismo para controlar el proceso y por tanto su resolución.

El Proceso de Mediación.

El proceso de Mediación se caracteriza por la libertad y voluntariedad de las partes. Esto implica que cualquiera de ellas puede, en cualquier momento del proceso decidir no continuar con el mismo, sin más efectos que su finalización. 

Todo el proceso está guiado por el/la Mediador/a,  3º parte neutral e imparcial. Se trata de un/a profesional cualificado/a y especializado/a en técnicas de comunicación, recursos materiales y de gestión para ayudar a las partes a canalizar sus emociones, manifestar sus intereses, encontrar soluciones que restauren el daño que hayan sufrido y lograr el acuerdo para finalizar el conflicto de la manera menos traumática posible.

El acuerdo alcanzado por las partes da fin al proceso. Tiene fuerza ejecutiva y los mismos efectos que una sentencia. Esto significa que si una de las partes incumple, la otra puede reclamar la ejecución de lo acordado por vía judicial.

Son muchas las ventajas de la Mediación, pero aquí quiero resaltar especialmente cómo las partes tienen el control de la decisión final, algo totalmente opuesto a la sentencia, donde tienen que acatar la sentencia les guste o no.

Y también la privacidad del proceso de Mediación donde sólo intervienen el Mediador y las partes, garantizando el principio de confidencialidad para todos los intervinientes, esto es, el Mediador y las partes. A diferencia de un juicio, donde la gran mayoría de causas son públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *