Tu impacto es tu huella.

Todas las personas (o grupo de personas) tenemos necesidades, y utilizamos los recursos del entorno para sobrevivir, relacionarnos y adaptarnos a los cambios. El entorno nos influye más o menos, pero siempre tenemos un resultado. Con el resultado viene inevitablemente el impacto ambiental, social, sanitario, económico, personal…Algo que hasta hace poco más de una década estaba al alcance de unos pocos, y ahora está al alcance de todos. Porque sí, es así: tu impacto es tu huella:

Tus decisiones – Tus acciones – Tus impactos – Tu huella

Pero: ¿qué es el impacto? ¿por qué hay que tenerlo en cuenta? ¿cómo medirlo y controlarlo? ¿Qué beneficios aporta y a quién? En una palabra, o en una pregunta: ¿por qué tu impacto es tu huella? Daremos algunas respuestas en los siguientes apartados.

¿Qué es el impacto?

Un impacto es el choque entre dos elementos, fuerzas o intereses, y la consecuencia es un cambio, positivo o negativo según que ayude a avanzar o destruya. Puede ser ajeno a nosotros o provocado. Incide en nuestra capacidad de responder a las necesidades. Su efecto siempre va más allá del origen que lo provoca. La huella es lo que nos permite controlar las consecuencias y los efectos negativos.

¿Por qué hay que tenerlo en cuenta?

En medio ambiente, para satisfacer nuestras necesidades debemos extraer recursos y desechar lo que no nos sirve. Si reparamos el daño por el uso y el desecho el impacto es mínimo. Lo contrario es un impacto negativo. La gestión de los recursos y desechos es necesaria para nuestra supervivencia y la del planeta. En distinto grado y manera, todos somos responsables.

Investigar el impacto de la acción de las personas en el medio ambiente.
Investigar, informar, probar, analizar, evaluar, documentar y hacer un seguimiento.

¿Cómo medirlo y controlarlo?

Tenemos multitud de estrategias que se adaptan a cada situación y parte interesada. Y con una premisa constante: transparencia en la comunicación entre todas las partes interesadas. Por ejemplo:

  • Recursos: legal y administrativo, RSC y RSA, auditorías, ecología profunda, capital natural y recursos ecosistémicos, mediación ambiental…
  • Datos: fuentes propias, Universidades, centros documentales públicos, empresas especializadas…
  • Técnicas: encuestas, entrevistas, estadísticas, informes, proyectos de investigación…

¿Qué beneficios aporta y a quién?

En la cultura ambiental encontramos los valores que definen las políticas y estrategias que nos lleva a considerar los beneficios en función a la gestión adecuada de los riesgos ambientales. El resultado sería un proceso integrador donde un cambio por impactos en cualquier aspecto crearía un riesgo que será necesario corregir para introducir las mejoras necesarias y lograr el beneficio en función al valor adecuado de los recursos.

Persona / ecosistema – necesidad – recurso – servicio – residuo – impacto

La clave está en ver todo el proceso haciendo las preguntas desde un punto de vista diferente, como por ejemplo:

  • ¿Cuál es el riesgo real de mantener un sistema que agota y no regenera?
  • ¿Te beneficia el sistema actual a adaptarte a los cambios que provocan los impactos?
  • ¿Qué necesidad, objetivo o interés no has satisfecho por el impacto negativo?
  • ¿Qué relaciones has perdido porque no ha habido un cambio positivo?

¿Por qué tu impacto es tu huella?

En los apartados anteriores hemos comentado cómo los efectos del cambio provocado por el impacto que tiene origen en dos puntos contrapuestos, en esta ocasión el hombre y los ecosistemas, afectan a los ritmos de vida y las relaciones sociales para la supervivencia. El concepto de que los ecosistemas se deterioran se desarrolla en función al valor que se les dan a los recursos para los servicios que se nos ofrecen en nuestro actual estilo de desarrollo social y evolutivo.

Es muy importante tener en cuenta este detalle, porque da la clave de cómo tus impactos dejan la huella en el entorno que harán más o menos problemática la coexistencia como especie en este planeta. La responsabilidad, la transparencia y la sostenibilidad, harán que seamos parte activa en mayor o menor profundidad, si queremos mantener una esperanza en nuestro estilo de vida.

Tu impacto es tu huella porque LA CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN para la supervivencia se centra en desarrollar y relacionarnos en equilibrio sin destruir, dando la oportunidad de reparar para mejorar y evolucionar.

¿Hablamos?

Si quieres profundizar en estos contenidos o necesitas que te ayude en tu caso particular, ponte en contacto conmigo. Trabajaremos sobre las preguntas que necesitas para identificar impactos y diseñar el programa que descubra tus necesidades reales, elimine los riesgos y haga que tu huella sea un objetivo conseguido.

Share Button